Masajes para bebés

 

El tacto es un poderoso medio para el desarrollo fisiológico, psicológico y emocional del bebé, es uno de los estímulos más importante en los primeros meses de vida, las caricias ejercen un importante efecto positivo en el desarrollo del bebé estableciendo así, su primer contacto.

Los masajes ayudan a regular y a reforzar las funciones respiratorias, circulatorias y gastrointestinales, mejora los cólicos, los gases y el estreñimiento, estimula el sistema inmunológico, propicia un mejor desarrollo del sistema nervioso, ayuda al niño a relajarse y lo alivia del estrés que le produce encontrarse diariamente con estímulos nuevos. Favorece el vínculo afectivo entre el bebé y sus padres.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar